39 También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, llegó con unos treinta y cuatro kilosa de una mezcla de mirra y áloe.