8 Al oír esto, Pilato se atemorizó aún más,