Tsade

18 El corazón de la genteclama al Señor con angustia.Bella Sión amurallada,¡deja que día y nochecorran tus lágrimas como un río!¡No te des un momento de descanso!¡No retengas el llanto de tus ojos!a