5 Después el sacerdote mandará degollar la primera ave sobre una vasija de barro llena de agua de manantial.