32 Quemen después en el fuego el resto de la carne y del pan.