37 Porque para Dios no hay nada imposible.