22 “Señor —le dijo luego el siervo—, ya hice lo que usted me mandó, pero todavía hay lugar”.