35 No sirve ni para la tierra ni para el abono; hay que tirarla fuera.»El que tenga oídos para oír, que oiga».