3 En el mismo pueblo había una viuda que insistía en pedirle: “Hágame usted justicia contra mi adversario”.