2 Si no me hacen caso ni se deciden a honrar mi nombre —dice el SEÑORTodopoderoso—, les enviaré una maldición, y maldeciré sus bendiciones. Ya las he maldecido, porque ustedes no se han decidido a honrarme.