2 Pero para ustedes que temen mi nombre, se levantará el sol de justicia trayendo en sus rayosa salud. Y ustedes saldrán saltando como becerros recién alimentados.