10 porque se daba cuenta de que los jefes de los sacerdotes habían entregado a Jesús por envidia.