5 Al ver Jesús la fe de ellos, le dijo al paralítico:—Hijo, tus pecados quedan perdonados.