9 Oramos entonces a nuestro Dios y decidimos montar guardia día y noche para defendernos de ellos.