8 »¿Cómo podría yo entregarte, Efraín?¿Cómo podría abandonarte, Israel?¡Yo no podría entregarte como entregué a Admá!¡Yo no podría abandonarte como a Zeboyín!Dentro de mí, el corazón me da vuelcos,y se me conmueven las entrañas.