5 Porque yo fui el que te conoció en el desierto,en esa tierra de terrible aridez.