8 El pecado de mi pueblo es su comida;se regodean en su perversidad.