8 El de sabio corazón acata las órdenes,pero el necio y rezongón va camino al desastre.