10 Cuando el justo prospera, la ciudad se alegra;cuando el malvado perece, hay gran regocijo.