32 El malvado cae por su propia maldad;el justo halla refugio en su integridad.a