20 El de corazón perverso jamás prospera;el de lengua engañosa caerá en desgracia.