3 Con la maldad, viene el desprecio,y con la vergüenza llega el oprobio.