25 no sea que aprendas sus malas costumbresy tú mismo caigas en la trampa.