2 porque en su corazón traman violencia,y no hablan más que de cometer fechorías.