8 Los insolentes conmocionan a la ciudad,pero los sabios apaciguan los ánimos.