7 Pues bien, hijo mío, préstame atencióny no te apartes de mis palabras.