24 Así que, hijo mío, escúchame;prestaa atención a mis palabras.