11 Porque con Dios no hay favoritismos.