15 La ley, en efecto, acarrea castigo. Pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión.