3 En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores,a para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana,