18 Así que Dios tiene misericordia de quien él quiere tenerla, y endurece a quien él quiere endurecer.