16 Por lo tanto, la elección no depende del deseo ni del esfuerzo humano sino de la misericordia de Dios.