28 ¿Qué importa que ellos me maldigan?¡Bendíceme tú!Pueden atacarme, pero quedarán avergonzados;en cambio, este siervo tuyo se alegrará.