4 Entonces clamé al SEÑOR:«¡Te ruego, SEÑOR, que me salves la vida!»