108 SEÑOR, acepta la ofrenda que brota de mis labios;enséñame tus juicios.