Pe

129 Tus estatutos son maravillosos;por eso los obedezco.