4 No me llega aún la palabra a la lenguacuando tú, SEÑOR, ya la sabes toda.