Al director musical. Salmo de David.

1 Dice el necio en su corazón:«No hay Dios».Están corrompidos, sus obras son detestables;¡no hay uno solo que haga lo bueno!