3 Tú escudriñas mi corazón,tú me examinas por las noches;¡ponme, pues, a prueba,que no hallarás en mí maldad alguna!¡No pasarán por mis labios