3 Pero tú, SEÑOR, me rodeas cual escudo;tú eres mi gloria;¡tú mantienes en alto mi cabeza!