31 La ley de Dios está en su corazón,y sus pies jamás resbalan.