10 Pero tú, SEÑOR, compadécete de mí;haz que vuelva a levantarmepara darles su merecido.