10 Tú, oh Dios, nos has puesto a prueba;nos has purificado como a la plata.