18 Aun cuando sea yo anciano y peine canas,no me abandones, oh Dios,hasta que anuncie tu podera la generación venidera,y dé a conocer tus proezasa los que aún no han nacido.