38 Pero tú has desechado, has rechazado a tu ungido;te has enfurecido contra él en gran manera.