18 No bien decía: «Mis pies resbalan»,cuando ya tu amor, SEÑOR, venía en mi ayuda.