2 Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado tú, y tendrás bien.