14 FuĂ­ pues como un hombre que no oye, Y que en su boca no tiene reprensiones.