10 Cada uno segĂșn el don que ha recibido, adminĂ­strelo a los otros, como buenos dispensadores de las diferentes gracias de Dios.