22 Pero les ha acontecido lo que por un verdadero proverbio se suele decir: El perro vuelve a su vĂ³mito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.